jueves, 16 de junio de 2011

QDD Nocturna: Barrancas.

QDD Nocturna: Torrijos. Miércoles 15 de junio, 21:30. Plaza del Caño. Aprovechando la primera luna llena de "verano" (estamos a las puertas) y que las temperaturas ya acompañan para salir a estas horas (diría que son ideales); propongo esta salida, para acabar sobre las 23:30 (no muy tarde que el jueves hay que currar). Una ruta por caminos conocidos y sencilla, de unos 35-40 km. A pesar de la luna llena, se aconseja llevar luces y/o ropa reflectante.
Será una ruta tranquila, para disfrutar de la bicicleta y de esta nueva experiencia.
Se ha propuesto ir a las Barrancas, puede ser buena opción.
¡¡¡Última hora!!!
Pues ironías de la vida, me acaban de informar que mañana hay eclipse lunar... Asi que, con más razón para llevar luz y disfrutar de espectáculo que además recomiendan ver con un horizonte despejado hacia el sur-sureste, exáctamente hacia donde se ha propuesto ir. A las barrancas de Burujón.

Así se anunciaba la quedada una semana antes. Durante este tiempo, comentarios e incertidumbre sobre si la gente se iba a animar o no; o sobre si la ruta propuesta inicialmente seria la correcta o no.

Al final, la idea ha tenido muy buena acogida, nada menos que 21 bikers nos hemos juntado para disfrutar de la experincia. Y la ruta decidida ha sido las Barrancas de Burujón por ser una ruta conocida (no queríamos sustos por la noche), tener caminos en buen estado y además, debido al eclipse, se aconsejaba observarlo hacia un horizonte despejado hacia el sur-sureste... nuestro sentido en la ida.

Fotos en Picasa (disculpad por la calidad de algunas fotos)

A las 21:30 empieza a llegar la gente, cada uno con un invento diferente para alumbrar el camino; luces led, halógenas, clásicas de bombilla, con pilas, con baterias, bridas a diestro y siniestro, algunos con casco de minero y el "electricista" con un invento a lo McGyver que con muy buena intención, tendrá que perfeccionar para próximas salidas de esta índole.

A las 21:55 iniciamos la salida por Las Colonias para llegar a los archiconocidos "toboganes", aún con buena visibilidad. Se encienden los pilotos rojos traseros, que son los que mejor han cumplido su función para ser vistos por detrás. Vamos alternando caminos, disfrutando de la excelente temperatura que nos acompañaría esta noche. La luna no se observa por ningún lado. En un pequeño tramo hay algún susto con bancos de arena que tendremos en cuenta a la vuelta cuando la luz natural ya no exista. Tomamos un pequeño tramo de carretera y nos plantamos en los "tobogantes" que nos llevarán hasta Burujón.

Este tiempo también ha servido para que Prieto y Eugenio, practiquen con su nuevo juguetito, que no es ni más ni menos que unos walkies, para estar conectados durante la ruta...Hombres precavidos ante la oscuridad de la noche...

Ya rumbo al sur, la noche va cayendo y se empiezan a encender las primeras luces delanteras, y con ellas el desengaño de algunos bikers al observar la proyección de su luz... No importa, vamos muchos y nos vamos acoplando a otros compañeros que tienen más potencia y con el conjunto de luces se puede rodar sin problemas.

En la primera curva a derechas, vemos la primera estampa llamativa de la salida; las luces hacen parecer el pelotón como un gusano iluminado que serpentea por los campos ya en época de siega.

Cuando llegamos a Burujón, la noche ya ha caído. Los lugareños nos miran extrañados. Paramos a reagrupar y continuamos hasta el cruce de la carretera bajo el túnel. Aquí ya la noche se ha cerrado y es indispensable la luz.

video
Pasamos el arroyo antes del ascenso hasta las Barrancas e iniciamos la subida juntos. Bonita experiencia, cuando uno de los componentes se percata de que justo en frente de nosotros se encuentra la luna eclipsada con un tono rojizo-rosado. Justo en lo alto del ascenso, como si nos esperase a modo de recompensa al final de la subida. No se si por ir pendiente de esta escena o por la ignorancia de no poder ver el final de la rampa, el ascenso se hace muy ameno y corto.

Llegamos a la cima y divisamos el pantano de Castrejón con la luna en su particular estado. Nos hacemos las fotos de rigor y vuelta a Torrijos por el mismo recorrido.

Bajada lenta y con precaución. Es curioso como la percepción del lugar cambia radicalmente de noche y de día. Parece que transitas por lugares completamente diferentes, cuando realmente pedaleas por el mismo lugar.

Llegamos a Burujón y volvemos a reagrupar ante las estupefactas miradas de los vecinos sentados en las puertas de sus casas.

Inicamos el ascenso y volvemos a tener a la luna ante nustros ojos, ahora ya en una nueva fase del eclipse; ya no se veía en penumbra y podiamos observar como poco a poco la sobra iba desapareciendo a favor de la luz. Pero un definitivo giro hacia el norte, para tomar los "toboganes" de nuevo, nos hace perder estas vistas, que quedan sustituidas por el despejado cielo y sus infinitas estrellas.

No podemos embobarnos con esta imagen, porque hay que recordar que vamos en bici. Miro hacia atrás y observo otras estrellas más potentes sobre el suelo. Miro de lante y otras tantas rojas. Hace una imagen novedosa y llamativa de grupo en la oscuridad de la noche.

Entretenido con ello, llegamos a la carreetra y volvemos a agrupar. Pedalearemos en grupo hasta Torrijos para parar a hacer la definitiva foto de rigor, sin olvidarnos de nuestra... ¡jarra de cerveza congelada con limón! en una plaza desierta de personas que nos recuerda que es miércoles, y mañana hay que levantarse a trabajar.

Interesante, diferente, entretenida, tranquila, curiosa ; y en definitiva, acertada quedada nocturna.

2 comentarios:

  1. Buenas tardes David, que decir de lo anterior leido, solo puedo darte las gracias y mi enhorabuena.Primero por tus iniciativas, tu manera tan peculiar de ver las cosas y esa pasión por la naturaleza y su visión através de las 2 ruedas. Segundo felicitarte por tu blog y como detallas todo, eres un monstruo.
    Nos vemos el sábado

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Manolo por escribir. La verdad es que las gracias las tengo que dar a todos vosotros, porque sin vuestra companía esto no seria ni la mitad de interesante ni divertido.
    Me encanta el deporte, la naturaleza y conocer sitios nuevos...Por eso la bici me ha enganchado tanto; porque en una sola actividad reune esos tres puntos.
    Respecto al blog; surgió de la forma más absurda... pero es lo que surge de tener tiempo libre y querer compartir la experiencias con otros compañeros.
    Un saludo!

    ResponderEliminar