domingo, 4 de marzo de 2018

Garganta de Sta María

En esta ocasión nos desplazamos hasta Candeleda para realizar una completa ruta de senderismo que nos adentra en las entrañas de la Sierra de Gredos de la mano de una de las múltiples gargantas de su ladera sur, la Garganta de Sta María.
Cauce de la garganta de Sta María
Un recorrido de 15 km que acompaña el cauce por ambas vertientes, lo que permite dividir el trazado en dos sectores bien diferenciados. El primero de ida, siguiendo los primeros compases del PR-AV 46 del "Camino del Pto de Candeleda" y un segundo de vuelta por el sendero local "Camino de Pescadores".

Powered by Wikiloc

La salida la realizamos desde el mismo Puente Viejo que salva el mencionado cauce dentro del mismo núcleo urbano de Candeleda. Paralelos a su orilla,vamos dejando la garganta a nuestra izquierda. Tras un breve callejeo, abandonaremos la localidad por el Convento de las Hermanas Concepcionistas, donde se inicia camino del Puerto de Candeleda.
Carteles de inicio de ruta a la salida del pueblo.
Los primeros metros se presentan duros, con una subida constante de unos 3 km por una pista que nos hará entrar en calor. En este tramo no disfrutaremos de otra cosa que no sean las vistas que surgen a nuestra espalda, en alguna parada para recuperar el aliento, y ver donde va quedando la localidad y la silueta del embalse del Rosarito, al fondo.

Una vez realizado este primer y principal esfuerzo del día, nos despedimos de la aburrida pista que gira bruscamente a derechas siguiendo el GR-180 del Valle del Tiétar. Nosotros nos desviaremos de frente, por el PR-AV 46 de la Trocha Real al Pto de Candeleda.
Trocha Real del Pto de Candeleda
Ahora sí podemos decir que comienza la parte interesante y bonita de la ruta. Donde, aún en altura, el paso ancho de la subida anterior se transforma en un bonito sendero que serpentea por la ladera inmerso en un bello robledal.

El silencio de la montaña queda roto por el sonido del cauce de la garganta bajo nuestros pies, aunque la densidad del bosque nos impide tener contacto visual de momento con él.

Al fondo, en algunos claros del bosque, sí que podremos divisar la línea que divide la sierra con el límpido azul del cielo, donde aún quedan algunos restos nevados de este duro invierno.

Al cuarto kilómetro de ruta el sendero comienza su descenso al fondo de la garganta. Una bajada leve en su inicio seguido de un tramo de varias zetas termina con el trazado en la misma orilla de la garganta.

Llevaremos poco más de 5 kms cuando, ahora sí, disfrutaremos de estrechos y verdes pasos junto al río, acompañando aguas arriba el trazado de este bonito lugar.
Junto a la orilla del río
Unas piedras salteadas en un pequeño prado donde el agua parece ponerse de acuerdo con un pequeño salto, nos invitan a hacer una breve parada para tomar un pequeño refrigerio y recuperar energías.

Una vez recompuestas las fuerzas y el alma, por este bonito lugar e instante que nos regala la montaña, proseguimos el camino hasta llegar al séptimo kilómetro donde nos aguarda una bella sorpresa.
"La Puente" romana de Candeleda
Un bello puente romano rehabilitado nos ayuda a salvar el cauce y trasladarnos al otro lado de la orilla. Estaremos en un lugar completamente estratégico donde los dos cauces de la garganta unen sus aguas para seguir su camino río a bajo.

Pero además es el lugar donde nos despediremos del PR-AV 46 que continúa su camino hasta lo alto del puerto con una violenta subida que nosotros obviaremos, dejándolo a nuestra derecha, para seguir el cartel del "Camino de Pescadores" hacia la izquierda que nos retornará al punto de salida.  Podemos decir que prácticamente estamos en el ecuador de la ruta
Desvío de caminos
Tocará ahora salvar el segundo de los cauces de este estratégico lugar, pero el puente no presentará tanta historia, esbeltez y estilismo como el que acabamos de dejar unas centenas de metros atrás.

Todo ello lo suplirá con una chispa de aventura, que servirá como tarjeta de visita para este segundo y "divertido" sector del camino.
Punte de inicio de la Senda de pescadores
(Si no os diese la suficiente confianza, siempre podréis visualizar un paso entra las piedras de la garganta en este estrecho vadeo)

Ya de vuelta, el sendero se torna juguetón, las marcas verdes y blancas del sendero local nos guiarán sin duda por un trazado que acompaña ya aguas abajo por la orilla opuesta a la que traíamos hasta el momento.
Senda de Pescadores
Un sendero estrecho que transita por una tranquila y llana vega que en ocasiones desaparece, obligando a transitar puntualmente por la abrupta ladera con algunos pasos que pondrán a prueba nuestro equilibrio, haciendo las delicias de los más pequeños del grupo (y de los no tan pequeños también).

En algunos de estos puntos, una cuerda nos facilitará el paso por lugares donde el piso puede estar húmedo y hacernos resbalar entre las amplias lanchas de granito que emergen bajo la tierra.
Cuerda para ayuda el paso
Aproximadamente sobre el km 10 hacemos la parada oficial en un pequeño rincón con vistas al agua, sentados en el fresco prado verde y al solisombra de algunos árboles.
Hora del pic-nic
Poco después de reanudar la marcha, la aventura nos vuelve a sonreír. Un regato baja ladera a bajo para verter sus aguas al cauce de la garganta y para salvarlo debemos cruzar por un divertido puente de cuerdas que pondrá a prueba nuestra agilidad y habilidad.

(Al igual que en el puente anterior, podemos visualizar algún paso sobre las piedras del regato para cruzar a la otra orilla sin necesidad de usar este divertido paso)
Puente de cuerdas
El trazado comienza poco a poco a despedirse del agua tomando altura por la ladera para salir a una pista que asciende hasta el refugio Albarea.

Pero antes, el denso pinar hace acto de presencia y en un recodo de la garganta podemos disfrutar de una preciosa panorámica de todo el valle que estamos dejando atrás.

Una vez en la pista podemos seguirla hasta llegar a Candeleda sin problema de pérdida. Pero si queremos evitar este paso cómodo pero feo, podemos desviarnos en una de sus curvas en busca de un camino donde un cartel nos informa de estar cortado. No le haremos caso y seguiremos hasta toparnos con una puerta de una finca donde justo a su derecha aparece escondido un sendero que nos llevará de nuevo en busca del cauce.
Tramo final
Terminaremos así esta jornada por este escondido y bonito tramo que ya nos presenta a Candeleda al fondo y sus piscinas naturales bajo nuestros pies.

Terminará justo en ellas donde en verano suelen estar a rebosar de gente. Perfecto para el refresco de nuestro pies.

Solo queda ya callejear por Candeleda para volver al punto de partida que lo marcaba el Puente Viejo, y tomar unas buenas jarras de cerveza en la plaza comentando todas las anécdotas de la jornada.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Pico Escusa

Llevaba años queriendo afrontar este reto. Desde que en mis inicios de la mtb visitase el archiconocido Castañar de El Tiemblo y posteriormente siguiese rodando por esta parte oriental de Gredos, siempre tuve la curiosidad de coronar su cota más alta. El pico Escusa.

Informaciones por internet aseguraban de la existencia de puertas dentro de este paraje natural del Valle de Iruelas, opción que me echaba para atrás. Pero tal era la atracción que un día me decidí a realzarlo con la compañía de un humilde compañero de batallas. Samu.

 Allí nos presentamos una fresca tarde de agosto para afrontar los 18 km de ascenso y otros tantos de descenso. Una pista muy bien adecentada con pocos descansos que van minando las fuerzas hasta llegar a la recta de la muerte. Si de la muerte, un tramo recto, expuesto, con porcentaje considerable y piso muy suelto.

En un par de ocasiones nos encontrábamos con esta característica, ya en las partes superiores. Pero no podíamos echarnos para atrás. Así que continuamos hasta encontrar el desvío a derechas que nos dirigía rectos al vértice geodésico que debíamos coronar. Un tramo impracticable de apenas 200 m daban paso al ascenso final. Conseguido.

Pero no estaba todo dicho. La bajada es muy peligrosa en sus primeros compases con muchisima piedra suelta. Ojo pues en el primer tercio del descenso podemos dar con nuestros huesos en el suelo y no es plato de buen gusto que ocurra en aquellos inhóspitos lares.

Poco a poco según va apareciendo el pinar, el suelo mejora y ya podremos soltar los frenos. No sin antes dar alguna pedalada en un tramito a media bajada que nos obliga a esforzarnos antes de dejar caer definitivamente nuestra bici hasta el pantano del Burguillo

Powered by Wikiloc

martes, 20 de febrero de 2018

Pateando por San Pablo

Una ruta sencilla para pasear por la ladera norte de la Sierra de San Pablo. Asciende desde el pueblo hasta sus antenas para, después de crestear un tramo, volver a descender al mismo punto.

El trazado se sale de la rutas oficiales establecidas por el Ayuntamiento, aunque en algún caso coincidiremos con la ruta roja local. Seguiremos senderos que en muchos casos son trazados por huellas de motos de cross, que tanta afición desata en esta bella localidad.

Es por ello que este camino que aquí se presenta puede resultar un tanto difícil de seguir si no disponemos de GPS para nuestra orientación.
Sendero junto al Arroyo de los Molinos
Dejamos el coche junto al bar-restaurante "Arroyo de los Molinos" que a la vuelta hará las delicias de nuestro paladar. Situado al inicio del puerto del Robledillo y a las afueras de la localidad.

Iniciamos la marcha y pronto salimos de la zona urbana para adentrarnos en un bonito sendero que transcurre paralelo al arroyo de los molinos.


Powered by Wikiloc

Este bucólico tramo muere en la pista hormigonada que da acceso al Parque de Aventuras Baños del Sagrario. Sería una idea perfecta también el reservar una de sus actividades para realizar a la vuelta de la ruta, ya que en este lugarbel camino se bifurca para volver al mismo punto varios kilómetros más tarde.
Algunos tramos coinciden con el sendero rojo local
Pasamos por la puerta de acceso de la finca a la vez que nos desviarnos del camino rojo oficial y tomamos un escondido trazado que nos introduce en un bello robledal. Aquí es donde debemos estar pendientes del GPS puesto que ya ninguna marca indicará los desvíos.
Camino sin indicaciones, huellas de moto cross
Dentro del silencio del bosque oiremos el caer de una fuente de agua. El camino parece seguir de frente, dejando la fuente a la derecha, pero nosotros nos desviamos para ascender por detrás de este humilde manantial; la fuente de Casillas.

Dicha bifurcación nos hace dudar, pero "todos los caminos llegan a Roma" así que decidimos esta segunda opción en busca de un desnivel que se hace patente a medida que nos adentramos en un incómodo canchal.

Inmersos en el ascenso nos toparemos con un curioso detalle. Un coche "dos caballos" abandonado en medio del bosque del que nadie es capaz de explicar su presencia.
El dos caballos
Desde este punto, continuaremos ascendemos por el brusco pedregal dejándonos en la carretera que da acceso al puerto del Robledillo.

Una vez en el asfalto (que los tobillos nos lo agradecerán) giramos a la izquierda, en leve descenso hasta una de las curvas donde encontraremos el sendero que abandonamos en la fuente de Casillas Este cruza la carretera y continúa el ascenso.

Primero por un tramo empedrado pero bien marcado, y después por un sendero erosionado en exceso por las ruedas de las motos, será el trazado que nos acompañara hasta el final de nuestro ascenso.
Llegando a la cuerda de la sierra
A los tres kilómetros habremos llegado a la cuerda de la sierra. Saldremos del cobijo del bosque y las vistas que encontraremos al otro lado serán imponentes. Toca ahora girar a la derecha en busca de las antenas por una ancha y cómoda pista. 

Al abrigo de un risco próximo a las antenas recuperamos energías, retomamos el aliento y charlamos mientras disfrutamos de la extensa raña que asoma hacia el sur. Tras la breve parada nos disponemos a realizar el descenso por la misma pista que nos conduce directos al puerto del Robledillo.
Cazados en busca de nuevas cimas
Cruzando el asfalto perpendicularmente seguiremos inmediatamente por la pista que sale a la derecha. Cómoda y en ligero descenso. Las vistas ahora se vuelven de nuevo hacia San Pablo y la inmensa llanura de toda la cuenca del Tajo. La sierra de Gredos se levanta al frente en el horizonte, engalanada con los mantos blancos de las recientes nevadas.

Un giro brusco a derechas, nos saca de la pista para introducirnos en un sendero algo pedregoso al principio. El bosque vuelve a cerrar la mirada y nos adentra en un bello paraje que empieza a compaginar robles con pinos. El descenso se hace ligeramente pronunciado en sus inicios, para suavizar en el momento que nos adentramos en el pinar.
Iniciando el descenso
Estaremos llegando al Parque de Aventuras que había marcado el desvío al inicio de la jornada. Lo atravesamos con su granja de animales a un lado y su parque de aventuras al otro. Así llegaremos al camino de acceso a esta finca. Punto donde nos separamos esta mañana.
Regresando al punto de partida.
Desde aquí volveremos a tomar el mismo camino que tomamos al principio del día, el "chikiflow", que nos dejará un buen sabor de boca para acabar esta jornada en las puertas del bar-restaurante donde las cervezas y el venao al romero nos permitirá recuperar las energías utilizadas durante esta bonita mañana.

sábado, 17 de febrero de 2018

Escapada a la nieve del PN de la Sierra de Guadarrama

Escapada de fin de semana en esta época de intensas nevadas para explorar este Parque Nacional que ha sido el último en integrarse en esta red de espacios protegidos (2013).

Para ello, hemos puesto a prueba a nuestra "culona" para ver si su adaptación a temperaturas negativas permitiría protegernos al igual que hace cuando el mercurio marca otras zonas más benévolas.

Preparados con mantas en exceso para la pernoctación, cadenas para situaciones comprometidas, ropa térmica y sin necesidad de transportar la nevera en nuestro interior nos echamos a la montaña nevada.

El planing de tres días y dos noches era suficiente para hacer un mixto de actividades y visitas que compaginasen la naturaleza con la cultura. Senderismo nocturno, esquí de fondo y paseo sobre la nieve (con/sin raquetas) por un lado. El paseo por la bella población de Pedraza y la visita al Real Sitio de La Granja de San Ildefonso.

Sin hacer nunca de menos a esos momentos de relax en el interior de la furgo que hemos descubierto y de los que también podemos disfrutar. A saber; el momento mágico de degustar una deliciosa onza de chocolate mientras el sol golpea la luna o tomar una taza de café calentito escuchando música relajante mientras nieva en el exterior.

El viernes llegamos a eso de las 18:00 al Área Recreativa de La Barranca, muy cerca de la localidad de Navacerrada para realizar un sencillo paseo por el Camino Ortiz. Siendo conscientes de que la noche se nos echaría encima, nos provisionamos de un par de frontales para hacer de esta sencilla ruta una actividad un poco más atractiva.

Pero una importante nevada comenzó a hacerse presente justo a nuestra llegada, lo que nos obligó a replantear la ruta. Siempre hay que tener un respeto máximo a la montaña. Estuvimos un tiempo esperando su cese disfrutando de un calentito café dentro de la furgo, pero al ver que no paraba, decidimos sustituir la ruta planificada por un simple paseo por la zona con los frontales (ya que los habíamos llevado, al menos usarlos para el "postureo" jaja)

Tras este corto paseo por los embalses de la zona, nos pusimos de nuevo en carretera en busca de nuestro punto de pernoctación. Disfrutamos de los paisajes nevados del puerto de Canencia mientras decidíamos nuestras vacaciones veraniegas.

Ya en Lozoya nos dispusimos a subir el puerto de Navafría para dormir en lo más alto donde al día siguiente teníamos cita con el esquí de fondo.

En nuestro ascenso nos cruzamos con un coche que amablemente nos avisa de la gran nevada que estaba cayendo en los 1700m del puerto, nos hace dudar, pero observamos como una furgo y una autocaravana inician el ascenso y vamos tras ellos.

En la subida nos cruzamos con la quitanieves lo que de alguna forma nos tranquiliza. Hacemos cima y colocamos la furgo para cenar y dormir en el pequeño parking de este modesto puerto al abrigo de nuestro vecinos.

La noche es fría, fuera se registran siete grados negativos, pero las mantas y el aislante térmico de la furgo nos permiten dormir sin problemas.

Afri ha preparado una peli en la tablet que vemos tranquilamente tumbados y bien arropados antes de cerrar los ojos.

A la mañana siguiente, amanecemos con coches aparcados hasta en lugares insospechados. Un pequeño paseo para despejar la mente mientras Afri prepara el desayuno en el interior. El olor a café dentro del habitáculo es una de las pequeñas cosas que no se pueden explicar.

Nos preparamos para la actividad estrella del viaje. Tres horas de curso de iniciación al esquí de fondo con un forfait para disfrutar de toda la jornada de este sábado.

El puerto se presenta blanco, como si de Laponia se tratase, el sol no tiene fuerzas para abrir el día, pero daba igual. Las estampas que nos brinda este bosque de coníferas suplen a la cálida estrella. Comentan que hay más nieve que nunca y que incluso supera las nevadas de centroeuropa.

Nos ponemos los esquis y disfrutamos de tres horas de curso que nos permitiría, tras un breve descanso y un caldito caliente, ser autónomos y disfrutar por libre de este interesante deporte del que Afri se destapa como una autentica fondista habilidosa.

En total 10km por las pistas del Centro de Esquí Nórdico de Navafría que hizo las delicias de ambos tanto a nivel deportivo como ambiental.

Toda una experiencia que recomiendo y en la que podéis buscar más información aquí.

Pasadas las tres de la tarde, y con una buena paliza encima, decidimos descender hacia la parte segoviana de la sierra para visitar la bella localidad de Pedraza, la cual encontramos también nevada.

Allí comimos en la furgo y disfrutamos de los primeros rayos de sol de nuestro viaje, Afri disfrutaba de su momento relax, con el sol acariciando sus mejillas dentro del habitáculo de la "culona".

El paseo por las bellas calles fue engalanado con las nieves sobre sus tejados. Una estampa completamente navideña que mejoraba el ya afamado aspecto de esta población.

Cuando el sol comenzaba a desaparecer tras la sierra, tomamos los mandos de nuestra casa rodante (no sin dificultad) para dirigirnos ahora en nuestra segunda ubicación para pernoctar.

El bosque de Valsaín era el punto marcado, más concretamente en el Área Recreativa de la Boca de Asno, pero era tal la acumulación de nieve que debimos desestimar la opción, ascendiendo hasta el puente de la Cantina, donde allí sí pudimos colocar la furgo preparada para la mañana siguiente.

La noche comenzaba a echarse encima. Afri preparaba una suculenta cena mientras estudiaba la posibilidad de ruta por el Real Camino de las Pesquerías que acompaña al río Eresma por el denso pinar de Valsaín.

Tras la cena, nos quedamos solos en el reducido parking junto al puente. Una nueva película, arropados y agustito en nuestra cama es suficiente para coger en sueño necesario.

El domingo amanece nublado. Pero la actitud es lo más importante para disfrutar de estos pequeños placeres. Ver como la cafetera expulsa el humo mientras su olor conquista el interior de la furgo y las magdalenas de nuestro gran amigo Angel esperan ser empapadas, es uno de los mejores momentos que pueden ser recordados en estos viajes.

Preparados para el paseo, nos disponemos a seguir el curso del río Eresma con nuestras botas de montaña. Una huella de raquetas nos obliga a seguir su rastro. En el camino nos cruzamos con un grupo de personas con esquíes de travesía. Otros con polainas. Pero no es ncesario toda esta sofisticación.

Intentamos seguir la ruta planificada hasta Boca de Asno, pero la huella desaparece y se hace imposible seguir el camino, la nieve se introduce casi medio metro y es absurdo continuar.

Recalculamos la ruta y decidimos seguir el GR 10.1 que asciende por una oculta pista hacia la Fuenfría.

El paraje es de cuento. La nieve cae violentamente de las copas de los pinos. Somos capaces de escuchar el silencio de un bosque que parece encantado. Una sensación que quieres captar para siempre en tu mente. Una ruta que quedará para nuestros recuerdos. Jamás habíamos visto tanta nieve acumulada. Kenya disfruta más que nosotros si cabe.

Tres horas más tarde estábamos de vuelta. Quedaba la visita al Real Sitio de La Granja. Tras recomponer nuestra temperatura con un buen plato de pasta, nos disponemos a visitar el Palacio de la Granja también nevado y sus jardines cortados al público por el mismo motivo.

Terminaba así nuestra intensa escapada a la nieve por este recién nombrado Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama con la sensación de haber disfrutado a tope y haber pasado la prueba de pernoctar en nuestra furgo con temperaturas en símbolos negativos.


martes, 6 de febrero de 2018

Cicloturismo por San Martín de Montalban

Una ruta que parte desde San Martín de Montalbán y que define a la perfección el concepto de cicloturismo.

En el margen izquierdo del curso medio del río Tajo, una llanura ondulada previa a los montes de Toledo, encontramos unas tierras que respiran historia desde tiempos prehistóricos.

Puente romano
En un espacio tan pequeño podemos encontrar restos muy importantes y muy distanciados en el tiempo como son un dolmen prehistórico, un puente romano, una ermita visigoda y un castillo templario.

Powered by Wikiloc


La ruta parte desde la localidad de San Martín y se dirige evitando fincas privadas hacia el río Torcón que lo salva y recorre aguas abajo por su margen izquierda por un sendero que puede costar seguir, pero que bien merecerá la pena seguir su rastro para llegar hasta el puente romano de la canaleja.
Ermita de Melque
Volviendo sobre nuestros pasos y en busca del punto más alto de la jornada, tocará descender (previo cruce algo peligroso de la CM-401 hasta la vaguada de uno de los múltiples arroyos que bajan de los montes.

Allí encotraremos el despoblado de Jumela, una ermita abandonada con una torre cuadranular que nos recibe con su esplendorosa silueta.
Despoblado de Jumela
Toca ahora cruzar de nuevo la carretera regional para ir a las casas de Ripas, muy próximas al arroyo del mismo nombre donde encotraremos una necrópolis con formas antropomorfas. El camino hasta este punto será cómodo. Pero en adelante, las ondulaciones serán más agresivas.
Tumbas antropomorfas
La Cañada real segoviana vertebrara la ruta ahora hasta la ermita visigoda de Melque, donde la visita es obligada. Y si nos queremos complicar a vida, buscar por sus alrededores algunas de las presas romanas que rodean el entorno pero que están casi desaparecidas.
Presas romanas
Tomando el carreterín que une este punto con la carretera CM-4009 nos dejará en la intersección donde seguiremos de frente hasta llegar a una cadena que nos impide el paso para llegar al Castillo Templario de San Martin. Pero que salvaremos con cautela siempre y cuando no sea periodo de anidación de águilas (febrero a mayo).
Castillo de San Martín
Un paseo por su interior y asomarse con mucha precaución al precipicio sobre el Torcón nos hará sentir siminutos.

Volviendo a nuestras monturas solo queda visitar el dolmen prehistórico en un rápido descenso que luego deberemos deshacer ya con las fuerzas muy mermadas y que nos dejará a tan solo un par de kms de nuestro punto de partida.
Dolmen