martes, 21 de junio de 2016

Ruta de las Xanas circular y algunas playas con carácter propio.

El primer día ya es intensivo. Directos desde casa, con el GPS en el coche marcando como destino Tuñón. Pocos kilómetros más adelante sale el desvío a izquierdas hacia el puerto de Tenebredo, mismo desvío donde existe una pequeña área recreativa donde dejar el coche. Estamos en el valle del Trubia, junto a la localidad de Villanueva.


Powered by Wikiloc

Ya había visitado este atractivo enclave de las Xanas en camino de ida y vuelta (podeis ver aquí el camino de ida) en otra de mis visitas a Asturias, pero en esta ocasión ampliaríamos la ruta de manera circular.

Una vez llegado a la ermita de San Antonio, perfecto lugar para descansar y recuperar fuerzas; las localidades de Pedroveya y Dosnago nos invitan a continuar la marcha.
Accesos en el camino de ida
Si el tiempo acompaña, merecerá la pena tumbarse en el prado con vistas hacia el cañón que acabamos de transitar, antes de reiniciar nuestro camino.

Siguiendo por el asfalto hacia la primera localidad, podremos observar el urbanismo y las arquitecturas autóctonas.

A la salida del pueblo tomamos el camino hacia Dosnago. Tan empinado como bello, que nos amplía las vistas hasta el caserío de La Rebollada.
Camino de Pedroveya a Dosnago
Una vez en Dosnago, se iniciará el descenso definitivo. Al inicio por por asfalto, pero a 500m sale un camino ancho a nuestra izquierda que descenderá por el prado de Valdolayés donde será fácil encontrar rebaños pastando protegidos por sus fieles perros-pastores. 

Una portela nos obligará a detener el paso para continuar por un camino ahora más roto y estrecho que nos dejará en la carretera del puerto de Tenebredo, apenas un kilómetro más arriba de donde habíamos dejado el coche al inicio de la ruta.

Ruta de 9 km que en condiciones normales nos tomará unas 3 horas de paseo más las paradas.

La jornada, lejos de acabar aquí, continuaría con la visita a peculiares playas como la de Gulpiyuri, Castro de las Gaviotas, Cuevas y Canal. Todas ellas situadas en la costa este asturiana, mucho más cerca de nuestro objetivo principal del viaje, los Picos de Europa.

Una hora de camino en coche es lo que debemos invertir para llegar hasta ellas.Para acabar haciendo noche en el Arenal de Moris.

Gulpiyuri es una playa "sin mar", con horizonte quebrado, montañoso. Es una filtración de las aguas marinas entre las rocas de los acantilados que definen la costa cantábrica. Un lugar curioso para visitar. Pero invadido por turistas curiosos como nosotros. En Naves.
Gulpiyuri.
Sin salir a la carretera y por camino botoso podemos llegar hasta el Castro de las Gaviotas, situado junto la la playa de Huelga, en Villahormes. Es un enclave también curioso, casi cinematográfico. Y con un carácter aventurero si te dedicas a buscar las escaleras que dan acceso a la grieta abierta al mar que dispone de vistas exclusivas de este peñón tomado por gaviotas y forma de arco natural.
Playa canalina, Castro de las Gaviotas
La playa Canal es exclusiva. A penas 20 metros de playa con unas vistas peculiares. Infinitas. Acantiladas. Para llegar a ella tenemos un paseo de menos de un kilómetro desde la localidad de Villanueva de Pría (podemos ir en coche si no es época alta de turismo)
Playa Canal
La playa de Cuevas del Mar, quiere hacer la competencia a la afamada playa de las Catedrales, con oquedades abiertas en los acantilados que solo asoman en bajamar. Curioso también y perfecto para pernoctar. Se accede a ellas por una carreterita desde la localidad de Nueva.
Playa Cuevas del Mar
Nuestro destino final era el Arenal de Moris en Caravía. Previa botella de sidra en su núcleo urbano. Después, acondicionamiento del coche, cena en uno de sus bancos acondicionados y a disfrutar de unas vistas impagables.
Pernoctacion en Arenal de Moris.


No hay comentarios:

Publicar un comentario