jueves, 7 de julio de 2011

Etapa 7: Gijon-Cadaveo

Nunca volvere a decir "¡¡¡Venga que son 20 kilometrillos de nada!!!" En estas tierras 20 km dan mucho juego... Ayer la llagada a Gijón fue eterna y hoy la salida hasta Aviles idem de lo mismo... Además el freno delantero de Rodri no paraba de dar problemas, son muchas cuestas ya las q llevamos encima y es normal q empiece a fallar. Después de para varias veces para intentar solucionarlo, la mejor solución que se nos ocurre es cortar de raiz el problema, quitamos el freno y con bridas lo enganchamos a la potencia.


Asi sin freno delantero llegamos ya sin problemas a Avilés. Buscamos tiendas. La primera arriba, en lo alto, no tiene repuesto. Nos manda a otra y tenemos que bajar para volver a subir. Aquí un mecánico muy eficiente que daba gusto verlo arregla en un momento el problema.

Salimos de Avilés por la nacional para recuperar el tiempo perdido. Pero si ayer el día fue nublado, hoy es ventoso. Vamos dando relevos hasta salir de la zona urbana hasta que nos encontramos con un nuevo puerto. Es la hora de la comida y paramos a comer un bocata antes del ascenso. Era la excusa perfecta para no afrontar la subida después de casi una hora de viento de cara.


Tras la comida, ascendemos y continuamos por la nacional con mucho tráfico. Nos desviamos y tomamos el camino por la Concha de Arnedo y bajamos hasta Soto de Luiña. Detrás hemos dejado Cudillero a nuestra derecha y el Cabo Vidio, dos preciosos paisajes por los que no pasa el camino.


Antes de llagar a Soto, nos deviamos del camino gracias a unos lugareños que nos indican hacia una impresionante vista de acantilados donde choca el agua. Nos obligamos a parar para fotografiar y divisar durante unos minutos el paraje.



La subida de Soto es tendida pero corta y el camino pasa a coincicir por una carretera antigua por donde no pasa un coche en los 23 km restantes hasta la llegada. Carretera impresionante que se adapta literalmente a las vicisitudes del terreno. Entrando en valles y saliendo al mar. Asi pasamos por pequeños, preciosos y olvidados pueblos. Puros astures. Muy recomendable este tramo, muy bonito, combinando el fondo del cantábrico con la densidad de la vegetación del monte asturiano.


Pasamos por la impresionante Playa del Silencio. Coincidimos con unos peregrinos y sin darnos cuenta llegamos a Cadaveo. El albergue es demasiado austero...excesivamente austero. Asi que llamamos a un teléfono que encuentra Rodrigo y nos indica que está un kilómetro más adelante. Continuamos.

En el camino nos sale una chica joven con su bicicleta de paseo, estábamos tan cansados que era imposible darle alcance a pesar de su reducida velocidad. "¡Mírala, si parece uno de los pata negra del club!" Este comentario ameno, de los que te sacan la sonrisa consiguió forzar ese punto para sacar fuerzas de flaqueza y terminar honradamente la etapa...


Cuando paramos para volver a llamar para preguntar, aparece una mujer en coche diciendo que es la señoora del hostal y que nos ha visto pasar: la seguimos hasta el hostal. No es hotal, es una casa rural en toda regla. Con su cocina,  dos baños, salón y dos habitaciones. Nos comenta que el precio para peregrinos con credencial son solo 30€ pero que para turismo cobra 75€... Hoy ha tocado suerte... Le preguntamos donde comprar pan y la mujer nos dice que nos trae el pan, que tiene dos barras en casa.. Y cuando lo trae aparece con un brick de leche, café y sobaos para el desayuno... ¡¡¡Qué gran mujer!!!


Nos acoplamos y bajamos al pueblo de nuevo en bici... Estamos enfermos, pero la cervecita con limón hay que tomársela. Tras ella subimos en bici a casa, nos sentamos en el salón y cenamos mientras vemos la televisión tumbados en en sofa.. Tenemos tiempo y sitio para descansar.

Nos acaba de llamar Miguel. Han salido de Avilés esta mañana y están en Soto de Luiña, 20 km atrás, Ángel está bien. Hemos quedado en que ellos salgan un poco antes manana y nosotros salimos más tarde para coincidir con ellos aqui y continuar el camino de nuevo juntos. Veremos que ocurre mañana.

3 comentarios:

  1. Hola DAvid, soy Manolo siento mucho no haberte podido escribir antes, pero eso de no tener ordenador en la casa nueva y el agobio del curro,no he podido,.
    Espero que aceptes mis disculpas.
    He estado leyendo tus comentearios etapa por etapa y ufff.. estoy casi tan casado como vosotros de imaginarmelo, pero bueno seguro
    que al final el esfuerzo merece la pena y la esperiencia junto a ese derroche de energias acompañado de las maravillas de nuestra madre natura, quedará para que en un futuro sea una de esas batallitas que contar.
    Me alegro que esteis bien y daros animos desde aquí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Vamos David, que ya queda poco.
    Nos tienes que traer una concha de peregrino que el camino lo estamos haciendo juntos.....

    Da también muchos ánimos a Rodri desde Torrijos

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los dos chicos!!! De verdad q leer estos comentarios aqui perdido en medio de los valles verdes galegos donde solo hat montana eucaliptos vacas y alguna aldea del ano mil se agradece muchiiiiisimo. Ya cuando llegue a casa os pondre todas las fotos y reescribire esto q no hay kien lo lea. Da por hecho q traere unaconcha para vosotros. Esperamos llegar manana a santiago... Y pillarnos una buena fiesta con las fuerzas k nos queden!!! Jeje um salydo!

    ResponderEliminar