lunes, 4 de julio de 2011

Etapa 3: Gernika-Castro Urdiales

Por la noche en el albergue quedamos para salir juntos todos los cicloperegrinos. En total nos hemos reunido 9 en la puerta. El proposito era llegar juntos hasta Bilbao y ya cada uno siguiese su camino pero antes de que saliesemos del pueblo nos hemos quedado solos unos peregrinos riojanos y nosotros dos.


Salimos por la nacional y al poco empieza a llover, paramos y nos ponemos los chubasqueros y las bolsas de basura en las alforjas. Terminamos la subida y en la bajada comienza la lluvia más persistente. En la bajada pierdo la bolsa que tapa las alforjas y abajo más detenidamente en medio del chaparrón lo coloco de nuevo.


Con la lluvia y sin darnos cuenta hemos salido a una carretera general y queremos retomar las comarcales por las que discurre el camino. Tras parar en una gasolinera y ver el mapa de carreteras enlazamos unos kilometros más adelante con las susodichas carreteras. Ya en el camino original de nuevo vemos como nuestros amigos riojanos llevan un ritmo más tranquilo y aprovechamos  a esperarles haciendo unas fotos en las instalacones de Lezama del Athelic. Al retomar el camino hemos perdido a los riojanos y no los volvemos a ver en toda la jornada de hoy.


Seguimos de frente y la ruta gira bruscamente hacia la impresionante subida al monte Avril. Muralla innegociable que tenemos que salvar para entrar en Bilbao. Mientras sopesamos cual es la mejor opcion para subir nos encontramos con Miguel y Ángel, tio y sobrino de Madrid que también habidn hecho noche en Guernika, pero no salieron junto con nosotros. Nos comentan una alternativa para ascencer el monte por carretera y accedemos a subir con ellos.

Pedazo de cuestón con porcentajes del 15% continuados. Paramos en una gasolinera poco antes de coronar pero no aparecen y decidimos seguir y bajar a Bilbao. En la ria hay competiciones de traineras. ¡¡¡Qué ambientazo!!! Toda la ria, cual grada de fútbol animando y aplaudiendo a equipos de poblaciones tanto vascas como cántabras o asturianas...


Vemos el Gugenheim y paramos al lado de la ria a comer unas hamburguesa del McDonald. Estamos tirados en el césped cuando de repente... "¡¡¡Coño mira!!! Joaquín Caparrós. Nos saluda muy amablemente y nos pregunta si vamos a Santiago. Atónitos, le pedimos una foto con él y accede amistosamente. Nos pregunta de donde somos y al decir de Toledo nos dice que estuvo unos años en Cuenca.



Tras este curioso momento, nos silban unas personas. Eran Miguel y Ángel que casualmente nos volvíamos a encontrar. Terminamos de comer y hacemos el resto de la etapa con ellos.


Por la ria hasta los astilleros donde salimos a una naciomal y luego comarcal para llegar hasta Portugalete. De ahi tomamos una via ciclista espectacular que nos llevara hasta la playa de La Arena. 10 km de pista con descansaderos, subida y bajada. Toda uma carretera exclusiva para bikes.


En la playa de La Arena arrastramos por la arena 100m y pasamos el puente del rio "" que desemboca en esta playa, subimos una infernal escalinata de 120 peldaño  y entramos en el tramo más bonito del camino hasta ahora. Una via minera de unos 10km faldeando la ladera de la montaña que da directamente al mar.




Salimos a un pueblo en bajada y ascendemos en una dura pendiente del 10% sostenido durante 3km y tras ello descanso mortal hasta Mioño.


De aquí saldremos con un leve ascenso y otro descenso para llegar a Castro-Urdiales. Buscar el albergue donde acaban de llegar los riojanos y no hay camas. Miguel tira de móvil y encuentra una pensión para dormir los seis. Dejamos las cosas y primer bañito oficial del camino. Luego ducha, cena y paseo por el precioso paseo marítimo de Castro-Urdiales con su faro, catedral, puente y casa colgada.


Son fiestas, la música anima a tomar algo pero estamos muertos y un heladito me reconforta. Mañana queremos llegar a Sanrander... ¿Podremos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario